miércoles, 2 de agosto de 2017

Fred Clarke y Ronald Sánchez: Sonidos De Nasca

(Publicado originalmente en mi cuenta Facebook el 26 de julio del 2017.)

Cuando niño, siempre me sentí más atraído hacia las culturas preincaicas que a la originaria del Cuzco. Me refiero a las mayores y a las que entonces se enseñaban en los colegios, claro: Chavín, Mochica, Chimú, Tiahuanaco, Nasca, Paracas... Todavía Caral permanecía olvidada, en el valle de Supe. A todas ellas las percibía envueltas en un halo de misterio que conducía a la fascinación, a diferencia de la civilización inca, que era más y mejor conocida. No es que esta última me disgustase, ojo: se trataba de un tema de gustos o preferencias. Lo mismo podría alegar alguien encantado con el Hombre de Toquepala, el de Kotosh o el de Guitarreros; antes que con las cultura pertenecientes al período formativo de la historia peruana.

Consecuentemente, visitar por primera vez el viejo Museo De Arqueología, Antropología E Historia Del Perú; en el distrito de Pueblo Libre, fue una experiencia que me marcó de por vida. Mitad por iniciativa de papá, mitad por tarea para el curso de Historia Del Perú, fuimos en familia un domingo de 1986. Aparte de los tesoros arqueológicos invaluables que allí se conservaban, el edificio estaba organizado de tal manera que evocaba pudorosamente a los laberintos. Yo, que siempre les he amado, terminé de caer fulminado ante esta constatación. Al terminar el recorrido guiado, le pedí a mi viejo que comprara el libro Las Culturas Prehispánicas Del Perú, de Justo Cáceres Macedo. Subtitulado “Guía Para Exhibiciones De Museos De Arqueología Peruana”, todavía lo conservo muy a la mano entre mis pertenencias -por suerte, ya que el libro funciona de maravillas con aquel vetusto circuito de salas de Pueblo Libre.

“El conocimiento que se interioriza a través de la emoción, jamás se olvida”. Nunca en este espacio mejor evocada la frase que ahora. Entre las muchas cosas que aprendí ese día, se me quedó en la retina/materia gris un enorme tambor ceremonial de la cultura Nasca. Fabricado en cerámica, el instrumento percusivo fue encontrado en los recintos ceremoniales de Cahuachi (Ica). “El extremo inferior es angosto y redondeado”, explicó el guía de 1986, “para empotrarlo en el piso durante su uso”. Pero el motivo por el que atesoro el recuerdo de esa ocasión radica en el decorado: de la boca de un ser mitológico emerge una lengua o corriente que desemboca en una cabeza más pequeña, digamos que simiesca (aunque difícilmente los nascas podrían haber conocido a un mono), de cuya boca a su vez sale otra lengua o corriente que desemboca en otra cabeza aún más pequeña. Así representaban los nascas el Eco. Aunque no creo en destinos predeterminados, la coincidencia es inquietante: acaso era ya una señal dirigida a mi subconsciente, signo del único amor que con toda seguridad me acompañará hasta la tumba -la Música.

Más de tres décadas después, el Museo De Arte de Lima abre al público una exhibición dedicada a la cultura Nasca. Es una cuidadosa selección de 300 piezas, entre ceramios, tejidos y objetos de metal; muchas de ellas rescatadas del dédalo burocrático que las había condenado a juntar polvo y moho en depósitos oscuros y semi-abandonados. Hoy recuperado, este valioso patrimonio cultural puede ser visitado hasta el primero de octubre del año en curso -acompañado de harta multimedia in situ (mapping/simulación en 3D, animaciones) y de una publicación homónima curada por los mismos responsables de la exhibición, Cecilia Pardo y Peter Fux.

La muestra cuenta asimismo con música de fondo, creada ex profeso. Y, como no podía ser de otra manera, Ronald Sánchez está metido en el embrollo. Para quienes se han dado sus buenas vueltas por el blog debería seguir siendo el suyo un nombre desconocido: hace casi seis meses reseñé el más reciente disco de Altiplano, Sueños Saparas, centrado en el legado sonoro de la etnia amazónica del mismo nombre; y hace un año comenté el ¿EP? Vestigios, compuesto colectivamente en un taller de sonido dictado por Sánchez en Ecuador. Para Sonidos De Nasca, el output que acompaña a la fantástica exposición, el experimentado músico se ha asociado a Fred Clarke, quien estuviese a cargo de los vientos en el último disco altiplánico. La amistad entre ambos nace de un gran amigo en común: el fallecido compositor electroacústico César Bolaños.

Ha escrito Fernando Berckemeyer en el diario El Comercio, sobre la exhibición nasca: “Los arqueólogos también desentierran pensamientos: lo que pensaban sobre la vida y lo que ella plantea quienes nos precedieron en la experiencia de vivirla -en circunstancias muy diferentes a las nuestras pero con la misma humanidad-. Pensamientos en los que encontramos esperanzas, temores, impulsos y emociones que son muchas veces sorprendentemente cercanos a nosotros, habitantes del siglo XXI, y que dan sentido a que pueda hablarse de algo así como un ‘inconsciente colectivo’ de la humanidad”. Fred y Ronald reviven las voces de nuestro  pasado  prehispánico,  algo  a  lo  que  están  habituados  tanto el miembro fundador de Altiplano como el incorporado poco ha -Clarke es un investigador de las distintas manifestaciones del chamanismo desde 1998, que tiene ya dos trabajos en su haber: Pacha Paqariy: Ambient Works I (2006) y Paqarina: Healing Sounds Of Peru (2011).

De hecho, algo/bastante de chamánico tiene Sonidos De Nasca. Al no disponer de muchas referencias históricas conservadas relativas al sonido (las culturas preincaicas no conocían la escritura tal y como la concibe Occidente, o simplemente no la conocían), en casos como éste los músicos suelen apelar a reinterpretar desde nuestro presente aquello que fue sonido en el pasado. Pese a no tener registros de las melodías nascas, antaras, quenas y tambores de esa cultura tienen un nivel sorprendente de complejidad -lo que subraya el importante papel que la música jugaba en la vida cotidiana de un pueblo rodeado por los abrazadores desiertos de la costa sudamericana que da al Pacífico. Basta googlear estas reliquias para comprobarlo -quedó ya insinuado en la ornamentación del tambor del que hablé, y confirmado en las polícromas imágenes que de las antaras pueden ubicarse en Internet.

Antaras de una afinación distinta a la convencionalmente enseñada en nuestros tiempos. Música no preeminentemente pentatónica, como sí lo era la de los incas. Uso frecuente de escalas diatónicas, fórmulas cromáticas, intervalos inferiores y/o levemente superiores al semitono (chequea el maravilloso texto de Andrés Sas, Ensayo Sobre La Música Nasca, escrito en 1938 y rescatado por la publicación virtual Runa Yachachiy); todo ello puede escucharse en el disco firmado por Sánchez y Clarke, quienes complementan lo obtenido usando réplicas exactas de antaras nascas con los sonidos y procesos electrónicos que posibilita la tecnología contemporánea. Un álbum rebosante de espiritualidad y misticismo, que nos habla, con la solvencia característica de la obra entera de Sánchez; de un mundo remoto y perdido -el de una cultura que se cuenta entre los mayores enigmas de las civilizaciones mesoamericanas anteriores a la Conquista Española.


Hákim de Merv

No hay comentarios.:

Publicar un comentario