jueves, 31 de mayo de 2018

Tica: Bleu Ivy Nile 7’’/Azul Bailó Alado Tuyo (Tica Covers & Reworks) // Evamuss: Ajq’ij

(Publicado originalmente en mi cuenta Facebook el 23 de mayo del 2018.)

Recuerdo cuándo fue la última vez que Tica soltó material nuevo. Los más dirán que en el 2006, cuando apareció el sorprendente Lo Que Sea Por Mi Destrucción, y añadirán que fue debut y despedida. Craso error: olvidan la fabulosa versión de “Corazón Sufrido”, original del grupo de cumbia Armonía 10 (¡¡¡¡¡!!!!!), que el dúo limeño colase de primera intención en la recopilación Colorea Tu Alma (Super Space Records, 2007) y de segunda en el doble Dos Más (Dorog Records, 2008); así como el directo El Otro Lado De La Flor (Concierto Acústico En Miraflores, Lima, 29/01/2010) (Super Space Records, 2012).

Cualquiera de esas fechas induce a pensar en un grupo cuya existencia es cosa del pasado, pero Tica nunca se fue. A lo sumo, ha atravesado grandes periodos de latencia -y ello se ha debido exclusivamente a que tanto Christian Galarreta como Fabiola Vásquez, antaño pareja, han tomado rumbos distintos. Él ha hecho casi toda su carrera posterior a Evamuss en Europa, y viene dando la hora desde hace ya un quinquenio alucinadamente reinventado como Sajjra. Ella ha colaborado con varias bandas de la escena local, sin importar mucho el sesgo de éstas -no por nada, Fabiola es una de las figuras más queridas y respetadas de la movida independiente peruana afín a la experimentación sonora.

Poco antes de lanzarse The҉ Śun ͟Rem̷ai̸ns ̛T̀he S͘am̀e̵ (2015), segundo largo de Sajjra, se anunció la reedición del primer disco de Tica; con el añadido de “Corazón Xufrido” y “Vox Horrísona”. Ello alentó en cierta medida las esperanzas de nuevos trabajos del dueto, esperanzas revalidadas a fines del año pasado, cuando se estrenan casi en simultáneo un nuevo single y una compilación de versiones y “remakes/remodels”.

A Bleu Ivy Nile 7’’, no se le puede catalogar como menos que brillante. Confirma que el cuádruple choque entre software, pedalera de efectos, osciladores e iridiscentes vocales femeninas en plan avant-pop; sigue siendo efectivo y se halla en plena forma. Esto, pese a que ambas composiciones datan del bienio 2008/2009, pues su grabación se realizó en el 2017. “Gloria Roja”, el lado A, recuerda en cierto modo el sonido de Sajjra debido al delirante tifón de ruido, sólo que entrecortado por loopeos melódicos y brevísimos silencios espasmódicos. Como es usual en Tica, la voz de Vásquez se abre paso en medio del vendaval de óxido para establecer contrastes y eventualmente triunfar sobre la borrasca -como dijese en la reseña que del Lo Que Sea... hice para Freak Out!, “definitivamente, el lado de Tica que equilibra los cálculos”.

Para “De Algún Color Tu Nada”, el lado B, la situación anda más pareja. Se trata de un número abstracto carente de vorágine rítmica, cuyos broncos sampleos de guitarra le voltean cuan largo es hacia un ambient que se reparte entre la abrasión desgastante del ruido y el éter angélico del dream pop. No en vano, Christian aseguraba en el 2007, en palabras recogidas por el músico y colega Wilder Gonzáles Agreda, que Tica era la lucha de “dos tiburones en una tempestad para liberar su fuerza creativa”.


Azul Bailó Alado Tuyo (Tica Covers & Reworks) es el artefacto compilatorio de versiones y reelaboraciones de Tica, hechas éstas por jóvenes artistas y agrupaciones, y orquestado éste en cassette por las discográficas Existence y Aloardi. Como ocurre con la aplastante mayoría de discos colectivos, Azul... no carece de puntos bajos. Pero son muchos más los altos. Apenas empiezan a girar los carretes, encuentro uno de ellos: “Armonía Versión De Un Corazón Sufrido (Corazón Xufrido Rework)”. Sigo preguntándome hasta ahora qué es lo que escucho cuando suena esta versión de Fifteen Years Old, individual de Solange Jacobs (ex Tonka): parece un ‘excerpt’ absolutamente libre que hace oblicua referencia al original a través del guiño a Fabiola y del sampleo extraído de Armonía 10, sampleo sumergido en un magma de artificioso éter. Del par de versiones adicionales de “Corazón Sufrido”, rescato la que está a cargo de los vallejianos de Heraldos Negros -variación melódica del tremebundo corte de Tica.

Igual número de versiones tiene “Gloria Roja”, acometidas por Minadedrama & Rolando Apolo, los franceses de Zoom Back Camera y nuestros paisanos de Gomas. Me quedo con la de los primeros, que pone énfasis en los tensos teclados/sintetizadores, con los cuales esculpe una viñeta esencialmente ambiental. Se adosan a la carta “De Algún Color Tu Nada (Rework)” (Paisaje 3), “Organodadora (Lo-Fi Rework)” (Fiorella 16), “Ser Anunciando El Fin De La Razón (Pájaros De Miel Con Un Cielo Adentro Rework)” (la holandesa Janneke Van Der Putten) y “Mounstro (Rework)” (Hijos De La Fiera, la versión más misia). Como yapa, se incluyen las tomas originales de las canciones del single. Se completa así un tape sumamente interesante, cuya valía radica en que -las más de las veces- ofrece relecturas a la luz de las cuales revisar/revisitar los clásicos del tándem capitalino.


Hace rato mencioné a Evamuss, en un contexto del que se desprendía era algo que ya no existía más. Sin embargo, a comienzos de este 2018 nos llegó la inesperada noticia de la salida de un disco nuevo del segundo proyecto de Galarreta (tras DiosMeHaViolado). Noticia refrendada con la publicación de Ajq’ij a través de la netlabel portuguesa Favela Discos. Este registro se grabó en directo en Rotterdam, el 16 de febrero del año en curso, y se difundió luego de poco más de un mes.

Tanto en Instalaciones (2002) como en Primavera Lap Top (2003) y Orizona EP (2004), quedaba claro que Christian había dejado de usar el marbete de Evamuss para asumir su nombre verdadero porque aquellos títulos se correspondían a otra etapa creativa de su labor como músico. Podría teorizar ad-infinitum sobre en qué consistió ese cambio, pero baste decir que las últimas referencias de Evamuss ya señalaban un camino sin retorno hacia el Ruido Blanco, mientras que los episodios como Galarreta plantearon la cuestión de si no era más conveniente equilibrar un poco la balanza -coqueteos con el harsh noise y recursos melódicos, lo que les convierte en un lejano antecedente de Tica, si bien el binomio ya existía desde el 2003.

¿Qué hace de este Ajq’ij, entonces, un disco de Evamuss y no de Sajjra o de Christian Galarreta? ¿Por qué resucitar esa identidad, si pertenecía a un intervalo de tiempo ya rebasado? En principio, porque éste es, efectivamente; Evamuss. No el último, sino el que animase jornadas como Puertas De Ruido (Aloardi, 2000) y Deja! (Aloardi, 2000). Dos de los seis tracks del Ajq’ij son versiones reconstruidas de temas ya publicados: “Andia”, que integra el segundo volumen del Noika Koita (independiente, 1999) y “Urcu”, sintomáticamente extraído del Deja! El álbum comprime los ritmos hasta retacearlos. Las texturas son sofisticadas hasta lo elegíaco. La presencia misma del Sonido está marcada por un fade-in larguísimo de la pista de apertura, “Pájaro De Agua”, y por un fade-out igual de prolongado del surco de cierre “Andia (1998’s Track Reworked)”. Entre uno y otro extremo, ninguna pausa, ningún silencio: un continuum de variaciones volátiles, un flujo incesante de disonancias y lirismo naif, un océano de patrones y esquemas abrazados hasta las cenizas por densas nebulosas de ruido... Superada su fase post rock/bliss, que también tiene logros concluyentes, el de Ajq’ij es el Evamuss febril/contemplativo, acuático/reptante, iterativo/camaleónico que mejor encarna el espíritu del proyecto. Electrónica arisca e intuitiva, sin llegar a la necrosis sonora.

¿Se animará Christian a seguir editando obras como Evamuss? ¿O el alias sólo ha regresado de entre los muertos para esta específica ocasión?


Hákim de Merv

No hay comentarios.:

Publicar un comentario